Empezar a utilizar telas enceradas creo que es de los cambios más significativos, novedosos, alternativos y desconocidos que podemos hacer, con los productos que ofrecemos en nuestra web, para reducir el plástico de nuestras vidas. Por ello, hemos decidido hacer este post ampliado de sus usos, aplicaciones, cuidados, etc.

Para empezar, las telas enceradas son la alternativa perfecta al papel de plata o film de plástico para congelar, conservar o cubrir comida. Consiste en una tela recubierta por una emulsión de materiales orgánicos de cera de abejas, resina y aceite de jojoba.

La marca que trabajamos Abeego, hace sus telas enceradas de una forma completamente natural. Todos los materiales utilizados provienen de la naturaleza y volverán a ella sin dejar rastro ya que son 100% biodegradables.

Además, es una alternativa sostenible y contribuye a la conservación de las abejas, que tanto necesitamos y están en peligro, ya que si todos usásemos papel encerado, proliferaría su conservación y creación de habitats.

En cuanto a sus multiples usos, cuidados, etc. los detallamos a continuación para sacarle el máximo partido:

 

¿Cómo lo usamos y tratamos?

 

  • Envolver

La tela encerada es autoadhesiva y se adapta a cualquier forma que necesites. Puedes moldearlo alrededor de cualquier bold, tarro o ensaladera y con la misma presión de las manos se quedará adherido. Cuanto más firme apretemos mejor. Es natural que se afloje en la nevera, recuerda que Abeego es transpirable, así que un cierre hermético no tiene sentido. Es importante que NO LO CORTES, ya que los nuevos bordes no estarán tratados y no cumplirá su función

 

  • Lavado
    Para lavar la tela encerada, se trata de hacerlo como «un plato» no como un tejido. No olvides usar agua fría para no estropear la cera. Podemos utilizar algún jabón suave con un estropajo o esponja poco abrasivo si es necesario. MUY IMPORTANTE usar jabones sin alcohol. Secar al aire o con toalla, NO ESCURRIR. Si no está sucio, se puede doblar y guardar sin problemas.

 

  • Durabilidad – reutilízalo – cuídalo

 

Las telas enceradas son de uso múltiple y duradero, pueden durar un año con facilidad y con buenos cuidados de conservación hasta más. Son realmente fuertes y resistentes. Protege tu Abeego como si fuese tu helado favorito, mantenlo alejado de fuentes de calor, lavaplatos, microondas e intenta esperar que la comida se enfríe para taparla.

 

  • Hora de reemplazar

Sabrás que tienes que cambiar tu tela encerada cuando empiece a desgastarse, deje de pegar o ya no logres limpiarla como antes.

 

  • Residuo

Una vez que definitivamente, tu tela encerada ya no hace su función, puedes decirle adios sin remordimientos. Abeego es totalmente biodegradable y compostable o incluso puedes quemarlo en una hoguera o barbacoa para reutilizarlo por última vez.

Una vez que sabemos perfectamente que es y como usarlo, a continuación os dejamos unos consejo:

 

¿Con qué lo uso y cómo?

 

  • Cuñas de queso: es perfecta para conservar queso debido a que transpira perfectamente y no le da ningún sabor.

  • Envuelve cualquier mitad de fruta o verdura. Muy útil para aguacates, pepinos, tomates, melones, cebollas o cualquier otra que desees conservar. Una de las frutas que debes evitar envolver son las piñas, ya que deteriora mucho la cera.

  • Perfecto para cubrir masas mientras fermentan. La tela encerada, al ser un material aislante pero transpirable se convierte en la cubierta perfecta para esperar el aumento de la masa de pan u otro tipo de alimentos fermentados como yogur, kéfir o suero de leche.
  • ¡Llévate tus bocadillos o sandwich a dónde quiera que vayas!

  • Tapa cualquier recipiente con tu Abeego. Si os gusta hacer salsas caseras, la tela encerada es perfecta para tapar el recipiente donde la contengáis. Este recubrimiento es resistente a la humedad y fluidos, por lo que no se filtrará a través del tejido. Si se te mancha tu tela encerada no te preocupes, mientras este lavado, las marcas de comida son como las heridas del corazón, siempre las tenemos ahí para recordarnos momentos en los que fuimos felices.

  • En cuanto a la carne, podemos almacenar embutidos o carnes cocidas sin problemas, al igual que sandwiches o bocadillos. Sin embargo, si queremos guardar carne cruda, debemos evitar el contacto directo, es mejor ponerla en un plato y cubrirla con tu tela encerada sin tocarla.
  • Haz paquetes al tamaño que necesites para verduras pequeñas, champiñones, etc.

  • Hablando de congelados, podemos utilizar la tela encerada para ello pero es preferible para periodos cortos. El periodo máximo sería un mes de congelación. Para periodos más largos puedes usar tarros de vidrio  o bolsas de silicona sin límite de tiempo.
  • Para almacenar el propio Abeego, puedes guardarlo en un cajón de la cocina enrollado o plano entre tablas de cortar por ejemplo.

¡Esperamos que os sirva y os aclare dudas!

¡Animaos y sustituir por fin el papel film y de plata de vuestras vidas!

¡Os esperamos en los comentarios y redes sociales para cualquier duda!

 

Fuente: elaboración propia a partir de abeego.com

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *