¿Conocéis el pulmón submarino del planeta? ¿No? Pues te invitamos a que sigas leyendo y lo descubras ya que nos necesita más que nunca…

Rocio Jimenez Ramos y Luis G. Egea, co-directora y director, respectivamente, del proyecto  PlasticFam,  nos han regalado su tiempo y conocimiento para explicarnos un poco más sobre su trabajo, dedicado a la contaminación por plásticos de nuestros océanos de una manera más específica. (Quienes estuvisteis en la recogida de la playa de Cortadura en Cádiz, dentro del proyecto Libera 1m2, ya conoceréis PlasticFam, ya que lo organizamos conjuntamente).

 

Izquierda: Rocio Jimenez Ramos, co-directora del proyecto PlasticFam. Derecha: Luis G. Egea, director del proyecto PlasticFam.

 

Ya me vais conociendo, sabéis que no me gusta que nos quedemos en que la contaminación son bolsas en la arena o botellas en el mar. Así que os animo a descubrir como se trabajan estos problemas desde dentro y que como siempre, habléis desde el conocimiento para tener el máximo poder posible. Os dejo con ellos:

PlasticFam: un proyecto de investigación y desarrollo para hacer frente al problema de la contaminación por plásticos de nuestros océanos

En los últimos años se está comprobando como el futuro de la economía mundial, y de la salud y bienestar del ser humano pasa inevitablemente por los océanos pese a su continua degradación. Los océanos se están ahogando en plástico. Cada 90 minutos 2.000 toneladas de plásticos acaban en el mar y se estima que 5 billones de piezas de plástico están flotando en los océanos de todo el mundo. Estas piezas representan un problema para toda la fauna marina desde la microscópica hasta grandes mamíferos, alcanzando también al ser humano mediante el proceso de biomagnificación y bioacumulación.

 

Foto de un globo con el que jugaban niñ@s en la Playa de la Victoria en Cádiz. Foto de Rocío Jiménez-Ramos

A pesar de su degradación, el océano aún esconde muchos secretos y es ahora cuando estamos empezando a descubrir y comprender. Uno de estos secretos es un tesoro desconocido para la mayoría del público general:  las praderas de fanerógamas marinas.

 

Izquierda: Pradera de la fanerógama marina (Posidonia oceanica) del Parque Nacional de Cabrera. Derecha: Luis G. Egea y Rocío Jiménez, director y codirectora del proyecto PlasticFam, trabajando en las praderas marinas. Fotografías de Luis G. Egea

 

Las fanerogamas marinas, parecen algas, pero en realidad son el único grupo de plantas terrestres con flores que se han adaptado a vivir totalmente sumergidas en el mar desde hace 40 millones de años. Las podemos considerar grandes luchadoras ya compiten con numerosas especies de algas en nuestros océanos. Por otro lado, estas praderas que tienen un crecimiento muy lento (equivalentes a los bosques terrestres más valiosos) se encuentran entre los ecosistemas más amenazados del mundo, debido a la elevada presión humana en las costas (aproximadamente, cada 30 minutos se pierde lo equivalente un campo de fútbol de éstas praderas a nivel mundial).

A pesar de ser grandes desconocidas, debido a su alta productividad, las fanerógamas marinas proporcionan un gran número de funciones y servicios como son, el incremento de la biodiversidad, la mejora de la calidad del agua y la captura de CO2 (más incluso que los bosques tropicales). Puedes ver un video de la gran cantidad de vida marina que albergan y sobre su papel como pulmón submarino del planeta pinchando en los vínculos. Son, por todo ello, como un bosque submarino esencial para la biodiversidad y para ayudar a combatir el cambio climático. Así que, de una forma u otra, tod@s dependemos de las praderas marinas.

 

¿Y que tienen que ver las praderas marinas con la contaminación por plásticos?

Para luchar contra la contaminación por plásticos, cada vez se potencia más la limpieza de playas por asociaciones civiles e instituciones. Sin embargo, al incremento de basura plástica se le suma la mala gestión de los desechos recogidos y el desconocimiento del origen y dinámica de acumulación costera de plástico, disminuyendo la efectividad en la recogida de desechos. El proyecto PlasticFam une investigación, innovación y sensibilización para tratar de encontrar soluciones que resuelvan la problemática ambiental generada por las basuras marinas. Nace de la colaboración entre la Asociación Biomas, asociación fuertemente comprometida con la conservación de la naturaleza y que organiza cursos prácticos sobre ecología y conservación en todo el mundo, y la Universidad de Cádiz. El proyecto ha sido ganador del concurso Mares Circulares en 2018 desarrollado por la Asociación Chelonia. PlasticFam tiene como objetivo integrar las comunidades de praderas de fanerógamas marinas en la economía circular para mejorar el éxito en la recolección de basuras plásticas marinas y poner en valor a éstos ecosistemas como posibles barreras naturales en la dinámica de la contaminación de basuras marinas.

Foto de bolsa de plástico retenida en las praderas de fanerógamas marinas (Cymodocea nodosa) del Parque Natural Bahía de Cádiz. Foto de Luis G. Egea

 

Debido a la estructura tridimensional de las praderas, las fanerógamas marinas tienen un efecto de filtro físico para partículas suspendidas favoreciendo la sedimentación y atrapamiento de las mismas (es por ello que los organismos filtradores son muy abundantes en éste ecosistema). El problema es que este efecto también está haciendo que los desechos plásticos y microplásticos tiendan a acumularse en el interior de las praderas. Así, las praderas podrían estar actuando como una barrera natural para la contaminación por plástico.

En el último muestreo realizado por el equipo de PlasticFam, en el parque natural de la Bahía de Cádiz, se recogieron más de 500 restos de plásticos y basuras marinas que servirán para estudiar la dinámica de acumulación del plástico en la costa y como materia prima para imprimir nuevos materiales con este plástico proveniente del mar. Vasos, pajitas, colillas, pilas, bolsas de comida rápida, de botellas de refresco, redes de pesca… Como afirma Luis G. Egea, responsable principal del proyecto:

 

“Si seguimos así pronto habrá más diversidad de basura marina que de animales en nuestras costas”

 

Izquierda: Miembros del equipo PlasticFam Luis G. Egea, Javier Cavijoli y Rocío Jiménez Ramos muestreando en la Bahía de Cádiz. Derecha: Foto de muestra de basura marina recogida en un transecto de 100m de pradera marina en la Bahía de Cádiz.

 

Por último, si queréis conocer más sobre este proyecto y el trabajo que realizan podéis hacerlo visitando la página web del proyecto o puedes apoyarlo siguiendo sus actividades en twitter o facebook.

Espero que os haya gustado esta entrada de mano de profesionales y especialistas en la materia y que hayáis descubierto y aprendido a valorar las fanerogamas marinas. Estas plantas submarinas, son tan importantes para nuestro planeta como para nosotros, así que ya sabéis, si este verano hacéis snorkel, buceo o simplemente os bañáis en una zona donde se encuentran estas especies, espero que la veáis con otros ojos y la tratéis como lo que son, uno de los pulmones más importantes de nuestro planeta.

Como siempre os espero en los comentarios para lo que necesitéis 🙂

 

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *