La biomímesis para mi es la filosofía indirecta de muchos/as de nosotros/as sin saberlo. En el 2012, Janine Benyus, presidenta del Biomimicry Institute, definió el modelo Biomímesis “Biomimicry”, como «el estudio de las mejores ideas de la naturaleza para transferirlas al diseño de materiales y procesos de producción para los seres humanos». Tomando como base los mecanismos artificiales, «sintetizó» y analizó los procesos naturales resolviendo de este modo problemas humanos cotidianos. 

Janine Benyus

En otras palabras se trata de inspirarnos en los procesos naturales para innovar y así utilizar la naturaleza como modelo, mentor y medida y solucionar problemas que la naturaleza ya ha resuelto. Quizás pensáis que es muy complicado o que no es posible, pero a continuación os voy a dejar mi docena de ejemplos preferida. Seguro que algunos os sorprenderán y otros serán tan obvios que ni siquiera lo habíais pensado:

1. Aves y trenes alta velocidad

Pues sí, si no lo habíais pensado esta es una de las inspiraciones más populares, estudiar el aero-dinamismo de las aves para traspasarlo a nuestros trenes de alta velocidad.

Uno de los más comunes es el pico de las aves más rápidas de nuestra naturaleza con la cabeza de los trenes de alta velocidad o el silencioso vuelo de las rapaces nocturnas.

 

2. Cardos o bardanas y velcro

Muchas fueron las personas que, al volver del campo, observaban como se les quedaban enganchados o pegados a las ovejas y perros en el pelo, o incluso en nuestra propia ropa, flores y semillas de plantas, como cardos o bardanas entre otras especies. Así es como se llegó a estudiar en profundidad estos sistemas de enganche para crear el conocido y versátil velcro, tan cotidiano en nuestro día a día.

 

3. Salamanquesas, gecko y tecnología anti-gravitatoria

Las salamanquesas, geckos y otros pequeños reptiles, juegan con la gravedad a su antojo, ya que es muy fácil verlas escalando superficies verticales o incluso en techos sin problemas de caídas. Por ello han sido muchos los esfuerzos en investigar está habilidad hasta que se ha determinado que es gracias a unas nano-espátulas que tienen en sus patas. Actualmente se utilizan para aplicaciones altamente innovadoras como pequeños robots de la NASA.

 

4. Termitas, ingenieros y arquitectos

Las termitas son de los ídolos más grandes de muchos ingenieros y arquitectos. Antes de llegar los humanos a edificar y urbanizar lo que antes era «campo» las termitas ya eran unas expertas en levantar «ciudades». Optimizar el espacio, impermeabilizar o mantener la temperatura en la estructura, son las especialidades de estos insectos desde hace años. Sus nidos son montículos porosos, orientados hacia el sol, y provistos de complejo sistema de canales que teniendo en cuenta los principios básicos de la física, intercambia oxígeno y el dióxido de carbono en la proporción perfecta. Así, estas reinas de la arquitectura e ingeniería mantienen niveles estables de humedad y temperatura, especialmente en la parte central, donde vive la reina.

 

5. Tiburones, superficies antisépticas y propiedades hidrodinámicas

La piel de tiburón es de las más duras que existen debido a su composición de nano-escamas que la hace prácticamente impenetrable para cualquier organismo. Por ello ha sido objeto de estudio para conseguir repeler bacterias en paredes de zonas muy expuestas como hospitales. También nadadores como Michael Phelps, han inspirado sus trajes de baño en las propiedades hidrodinámicas de estos escualos, ya que son capaces de generar vórtices y micro-remolinos al nadar para conseguir altas velocidades.

 

6. Escarabajos e invernaderos

Hay especies de escarabajo que viven en zonas desérticas y muy expuestas al sol, que son capaces de beber de la humedad del ambiente gracias a unos pequeños «bultos», que hacen que el líquido una vez condensado en su caparazón y se deslice directamente hasta su boca. Esta estrategia de los escarabajos que parece magia, ha sido minuciosamente estudiada para llevarla a cabo en invernaderos y así aprovechar todo el agua posible.

 

7. Loto vs Impermeables

Seguimos hablando de agua pero en este caso, como repelerla. La hoja del loto posee propiedades hidrófugas, por lo que has servido de inspiración para innovar en superficies que fuesen impermeables y a la vez con propiedades antibacterianas. En la actualidad, además, se están empezando a utilizar materiales inspirados en la flor de loto para recubrir las fachadas de algunos inmuebles y anular los efectos de la humedad y las precipitaciones.

8. Ojos de insectos o gatos y visión nocturna

Los insectos nocturnos han adaptado sus ojos tanto que pueden ver en la completa oscuridad adaptándose a diferentes grados de brillo y color y pueden percibir movimientos fugaces en un rango de casi 360 grados. Eso si, lo ven todo como si fuese un mosaico pixelado. En cuanto a los gatos, sabemos de su agilidad ocular y también de su habilidad para ver con muy bajos niveles de luz. Por ello estas habilidades han sido analizadas para transportarlo a la más alta innovación de nuestros vehículos mediante algoritmos inteligentes para ayudar en la conducción nocturna y procesar en tiempos ínfimos señales lumínicas repentinas, como los faros de un coche que pasa en sentido contrario, y adaptar la imagen de la cámara que llevemos instalada.

9. Helechos y baterías de coches eléctricos 

Una especie de helecho presenta una adaptación muy característica en sus hojas permitiéndole un almacenamiento de energía eficiente y una óptima circulación del agua. Siguiendo el ejemplo de este helecho, se ha conseguido innovar y transferirlo a unos condensadores de energía, utilizados por ejemplo para coches eléctricos, aumentando su capacidad de almacenamiento en hasta 30 veces.

 

10. Comillos serpientes y agujas hipodermicas

 

Otra de nuestras grandes inspiraciones se encuentra en los colmillos venenosos de las serpientes. Ellas son capaces de atravesar la piel y administrar su ponzoña para cazar sus presas. Este sencillo principio ha sido copiado desde tiempos inmemoriales para las agujas hipodérmicas ampliamente utilizadas en el mundo de la salud.

11. Murciélagos y sónar

Muchos de vosotros/as conoceréis de sobra que los murciélagos son prácticamente ciegos y se orientan lanzando ultrasonidos y guiándose por el rebote de sus ondas. ¿Adivináis dónde se utiliza este mismo sistema? Pues sí, en los sónar de navegación se utiliza este sistema para orientarse y sobre todo evitar colisiones con otras naves.

 

12. Luciérnagas y luces led

Por último, una de mis preferidas. Las luciérnagas son unos de los insectos más queridos por todos, ya que nos recuerdan a sitios preciosos y relajados de cuando nos íbamos al campo a descansar… Es por ello han sido objeto de estudio para comprender como consiguen esa bioluminiscencia y trasponerla a la tecnología led de la manera más eficiente posible.

 

Pues creo que esta ha sido la forma más sencilla de explicar la biomímesis y que vieseis algunos de los ejemplos que claramente ilustran como hemos sacado de la naturaleza nuestras mejores ideas para innovación y tecnología. A su vez me gustaría aprovechar para lanzar una pregunta de las de pensar… la naturaleza nos ha dado tanto y nos sigue dando sin esperar nada a cambio y nosotros seguimos sin respetarla y cuidarla como se merece.

¿Qué ocurrirá si alguna vez nos da la espalda?

¿Desde cuando no véis una luciernaga?

Os espero en comentarios y redes sociales como siempre 🙂

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *