Zero waste (en inglés) o residuo cero, es un concepto que hace referencia a vivir intentando producir el mínimo de basura o residuos posibles. Lo más importante de este concepto es que lo que para unos es basura o residuo, para otros puede ser un material destinado a un nuevo uso o por otra parte, puede descomponerse en materias primas o piezas iniciales, para volver a ser utilizado o convertido en otros productos.

Bota vieja como macetero. Fuente: psicopedia.org

Restos de comida como alimento para animales. Fuente: blog.trashbackwards.com

Una vez definido zero waste, quizás os preguntáis que alcance tiene. Primero, me gustaría invitaros a pensar sobre el estilo de vida que llevamos o los modelos de producción de nuestras empresas, el nivel de consumo y la producción de residuos que generamos. Aunque más adelante profundizaremos en este tema, está claro que consumimos por encima de nuestras necesidades todo tipo de productos. Además, estos productos tienen un ciclo de vida, en la mayoría de los casos, desconocidos para nosotros o simplemente no nos los planteamos.

¿Cuántos ordenadores has tenido a lo largo de tu vida? ¿Dónde están ahora?

Residuos electrónicos. Fuente: lanacion.com.ar

¿Y móviles?

Residuos electrónicos. Fuente: RTVE.es

¿Cuántas botellas de plástico has usado durante todos estos años?

Botellas de plástico en el vertedero. Fuente: tecreview.itesm.mx

Como consecuencia de ello, cada vez somos más las personas que, desde diferentes partes del mundo, estamos cambiando nuestro estilo de vida y empresas cambiando sus modelos de producción para ser más éticos, respetuosos y sostenibles con el medio.

Mantener el agua fresca en botijos. Fuente: es.wikipedia.org

Almacenar la fruta en cestos de mimbre. Fuente: 1zoom.me

Para algunas personas zero waste es una filosofía, otros lo definen como un nuevo movimiento social, para mí esto es lo de menos. Lo importante es tener claro su esencia, que es la de evitar, lo máximo posible, la generación de residuos y sobre todo, tener el conocimiento de la realidad para decidir si quieres unirte con pequeños actos al cambio zero waste o residuo cero.

Reutilización de una bobina de cable. Fuente: artezanal.com

Una de las pioneras en adaptar su estilo de vida fue mi tocaya  Bea Johnson, con su proyecto «Zero Waste Home». Para ella, zero waste es «una filosofía basada en un conjunto de prácticas para evitar lo máximo posible la generación de basura.» Según su experiencia, para conseguirlo, siguió la regla de las 5 R’s: refuse (rechazar), reduce (reducir), reuse (reutilizar), recycle (reciclar) y rot (reincorporar o compostar).


Bea Johnson. Fuente: plett-tourism.co.za

Residuos de Bea Johnson de un año. Fuente: ecointeligencia.com

Por otro lado, instituciones como Zero Waste Europe, también están luchando por un cambio de modelo en los tres ámbitos principales: ciudades, empresas y estilo de vida. Desde zero waste Europe, se promulga que «llegar a no producir residuos es una meta pragmática hacia la que hay que guiar nuestro modelo de vida para conseguir lo que necesitamos mediante ciclos naturales sostenibles, donde todos los materiales descartados son recursos para que otros los utilicen. Todo ello se conseguiría diseñando y administrando productos y procesos con el fin de reducir el volumen y la toxicidad de los desperdicios y materiales, conservar y recuperar todos los recursos, y no quemarlos, ni enterrarlos. La implementación de zero waste eliminará todas las descargas a la tierra, el agua o el aire que puedan ser una amenaza para la salud planetaria, humana, animal o vegetal.»

Por último, os dejo como ejemplo, un mapa de las empresas que se han unido el movimiento zero waste en Europa. Os invito a curiosear y reflexionar sobre las zonas que están apostando por esta filosofía y que penséis porqué. Podemos debatirlo en los comentarios o redes sociales 😉 a ver que pensáis.

Mapa de empresas comprometidas con Zero Waste Europe. Fuente: https://zerowasteeurope.eu/

Espero que os sirva esta entrada para aprender o aclarar conceptos, descubrir un poco más sobre el zero waste y os animo a probar un estilo de vida que nos haga vivir sin huella. Eso si, no obsesionaros, esto no es una carrera, lo importante es intentarlo poco a poco y hacerlo natural, como la vida misma.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *