¿Cómo llega el plástico al pulmón submarino?

¿Conocéis el pulmón submarino del planeta? ¿No? Pues te invitamos a que sigas leyendo y lo descubras ya que nos necesita más que nunca…

Rocio Jimenez Ramos y Luis G. Egea (co-directora y director, respectivamente del proyecto  PlasticFam),  nos han regalado su tiempo y conocimiento, para explicarnos un poco más sobre su trabajo. Ambos se dedican a la contaminación por plásticos de nuestros océanos de una manera más específica. (Quienes estuvisteis en la recogida de la playa de Cortadura en Cádiz, dentro del proyecto Libera 1m2, ya conoceréis PlasticFam, ya que lo organizamos conjuntamente).

 

Izquierda: Rocio Jimenez Ramos, co-directora del proyecto PlasticFam. Derecha: Luis G. Egea, director del proyecto PlasticFam.

 

Ya me vais conociendo, sabéis que no me gusta que nos quedemos en que la contaminación son bolsas en la arena o botellas en el mar. Así que os animo a descubrir como se trabajan estos problemas desde dentro y que como siempre, habléis desde el conocimiento para tener el máximo poder posible. Os dejo con ellos:

PlasticFam: un proyecto de investigación y desarrollo para hacer frente al problema de la contaminación por plásticos de nuestros océanos

En los últimos años, se está comprobando como el futuro de la economía mundial, y de la salud y bienestar del ser humano pasa inevitablemente por los océanos pese a su continua degradación. Los océanos se están ahogando en plástico. Cada 90 minutos 2.000 toneladas de plásticos acaban en el mar y se estima que 5 billones de piezas de plástico están flotando en los océanos de todo el mundo. Estas piezas representan un problema para toda la fauna marina desde la microscópica hasta grandes mamíferos, alcanzando también al ser humano mediante el proceso de biomagnificación y bioacumulación.

 

Foto de un globo con el que jugaban niñ@s en la Playa de la Victoria en Cádiz. Foto de Rocío Jiménez-Ramos

A pesar de su degradación, el océano aún esconde muchos secretos y es ahora cuando estamos empezando a descubrir y comprender. Uno de estos secretos es un tesoro desconocido para la mayoría del público general:  las praderas de fanerógamas marinas.

 

Izquierda: Pradera de la fanerógama marina (Posidonia oceanica) del Parque Nacional de Cabrera. Derecha: Luis G. Egea y Rocío Jiménez, director y codirectora del proyecto PlasticFam, trabajando en las praderas marinas. Fotografías de Luis G. Egea

 

Las fanerogamas marinas, parecen algas, pero en realidad son el único grupo de plantas terrestres con flores que se han adaptado a vivir totalmente sumergidas en el mar desde hace 40 millones de años. Las podemos considerar grandes luchadoras ya compiten con numerosas especies de algas en nuestros océanos. Por otro lado, estas praderas que tienen un crecimiento muy lento (equivalentes a los bosques terrestres más valiosos) se encuentran entre los ecosistemas más amenazados del mundo, debido a la elevada presión humana en las costas (aproximadamente, cada 30 minutos se pierde lo equivalente un campo de fútbol de éstas praderas a nivel mundial).

A pesar de ser grandes desconocidas, debido a su alta productividad, las fanerógamas marinas proporcionan un gran número de funciones y servicios como son, el incremento de la biodiversidad, la mejora de la calidad del agua y la captura de CO2 (más incluso que los bosques tropicales). Puedes ver un video de la gran cantidad de vida marina que albergan y sobre su papel como pulmón submarino del planeta pinchando en los vínculos. Son, por todo ello, como un bosque submarino esencial para la biodiversidad y para ayudar a combatir el cambio climático. Así que, de una forma u otra, tod@s dependemos de las praderas marinas.

 

¿Y que tienen que ver las praderas marinas con la contaminación por plásticos?

Para luchar contra la contaminación por plásticos, cada vez se potencia más la limpieza de playas por asociaciones civiles e instituciones. Sin embargo, al incremento de basura plástica se le suma la mala gestión de los desechos recogidos y el desconocimiento del origen y dinámica de acumulación costera de plástico, disminuyendo la efectividad en la recogida de desechos.

El proyecto PlasticFam une investigación, innovación y sensibilización para tratar de encontrar soluciones que resuelvan la problemática ambiental generada por las basuras marinas. Nace de la colaboración entre la Asociación Biomas, asociación fuertemente comprometida con la conservación de la naturaleza y que organiza cursos prácticos sobre ecología y conservación en todo el mundo, y la Universidad de Cádiz. El proyecto ha sido ganador del concurso Mares Circulares en 2018 desarrollado por la Asociación Chelonia. PlasticFam tiene como objetivo integrar las comunidades de praderas de fanerógamas marinas en la economía circular para mejorar el éxito en la recolección de basuras plásticas marinas y poner en valor a éstos ecosistemas como posibles barreras naturales en la dinámica de la contaminación de basuras marinas.

Foto de bolsa de plástico retenida en las praderas de fanerógamas marinas (Cymodocea nodosa) del Parque Natural Bahía de Cádiz. Foto de Luis G. Egea

 

Debido a la estructura tridimensional de las praderas, las fanerógamas marinas tienen un efecto de filtro físico para partículas suspendidas favoreciendo la sedimentación y atrapamiento de las mismas (es por ello que los organismos filtradores son muy abundantes en éste ecosistema). El problema es que este efecto también está haciendo que los desechos plásticos y microplásticos tiendan a acumularse en el interior de las praderas. Así, las praderas podrían estar actuando como una barrera natural para la contaminación por plástico.

En el último muestreo realizado por el equipo de PlasticFam, en el parque natural de la Bahía de Cádiz, se recogieron más de 500 restos de plásticos y basuras marinas que servirán para estudiar la dinámica de acumulación del plástico en la costa y como materia prima para imprimir nuevos materiales con este plástico proveniente del mar. Vasos, pajitas, colillas, pilas, bolsas de comida rápida, de botellas de refresco, redes de pesca… Como afirma Luis G. Egea, responsable principal del proyecto:

 

“Si seguimos así pronto habrá más diversidad de basura marina que de animales en nuestras costas”

 

Izquierda: Miembros del equipo PlasticFam Luis G. Egea, Javier Cavijoli y Rocío Jiménez Ramos muestreando en la Bahía de Cádiz. Derecha: Foto de muestra de basura marina recogida en un transecto de 100m de pradera marina en la Bahía de Cádiz.

 

Por último, si queréis conocer más sobre este proyecto y el trabajo que realizan podéis hacerlo visitando la página web del proyecto o puedes apoyarlo siguiendo sus actividades en twitter o facebook.

Espero que os haya gustado esta entrada de mano de profesionales y especialistas en la materia y que hayáis descubierto y aprendido a valorar las fanerogamas marinas. Estas plantas submarinas, son tan importantes para nuestro planeta como para nosotros, así que ya sabéis, si este verano hacéis snorkel, buceo o simplemente os bañáis en una zona donde se encuentran estas especies, espero que la veáis con otros ojos y la tratéis como lo que son, uno de los pulmones más importantes de nuestro planeta.

Como siempre os espero en los comentarios para lo que necesitéis 🙂

 

Comparte

Recogida de basura y limpieza playa de Cortadura

El pasado 15 de junio, Sin Huella Zero Waste junto al proyecto PlasticFam organizamos una limpieza dentro del marco del proyecto Libera 1m2 en la playa de Cortadura, en Cádiz.

La playa de Cortadura, es una playa semi-urbana que consta con servicio de recogida y limpieza diarios, equipada con chiringuitos, zona de parking, incluidas caravanas y zonas deportivas señalizadas. La playa está compuesta por arena fina debido a los sedimentos que transporta el río Guadalete. Al ser océano Atlántico debemos tener en cuenta que normalmente, presenta dos bajamares y dos pleamares al día. Hay que destacar que aún encontramos dunas, que aunque han ido disminuyendo a lo largo de los años por la presión humana, se está trabajando activamente en su protección. (Todos estos datos son muy importantes a la hora de hacer una estimación de la basura que podremos encontrar). Estuvimos andando aproximadamente una hora y media y cubrimos un área aproximada de 88m2. Acudimos a la limpieza unas 25 personas.

Cabe destacar que claramente había distintos tipos de basuras:

  •  Las abandonadas por los usuarios de la playa el día antes posiblemente como litronas, latas, vasos de plástico, servilletas, papeles de bocadillos, etc.. (desde aquí pido un poquito más de educación que hay que ser menos guarros).

  • La arrastrada por la marea que queda depositada en la línea de marea (hasta donde suben las olas más altas) y si no se recoge será arrastrado por el mar la próxima marea y así quedará entrando y saliendo hasta que se deposite en los fondos marinos o flote durante cientos de años.
  • Los fragmentos, principalmente de plástico, procedente de otras basuras más grandes que se han ido rompiendo y ahora «forman parte de la arena».

  • Basuras enterradas de los tres tipos anteriores por diferentes motivos de abandono. Como todos los que conocéis Cádiz sabréis, es famosa por sus vientos, ya sean de levante o de poniente, y que soplan un día sí y otro también. Estos vientos son los encargados de dispersar basuras y mover arena que pueden quedar enterradas rápidamente durante tiempo ilimitado. Esto no solo ocurre con basuras abandonadas, incluso pueden proceder de papeleras si no están cerradas correctamente.

Tras una jornada con un poco de calor pero de inmejorable compañía recogimos unos 10 kg de basura englobando todo menos las colillas, que SIEMPRE me sorprenden por su número. Quizás no os parezca mucho, para mi es una PASADA, ya que horas antes habían pasado los camiones y personal de limpieza. Una semana antes, los compañeros de Zero Waste Cádiz habían realizado una limpieza justo en la misma zona. Y sin olvidar que estamos a mitad de junio… veremos a ver cual es la carga en pleno agosto…

Como conclusión solo tengo palabras de agradecimiento a todas las personas que vinieron voluntariamente a recoger la basura de TODOS para tener una playa más limpia y reducir el impacto y contaminación de nuestro planeta para mejorar la salud de TODOS. 

Y por último una reflexión como gaditana que ha vivido toda su vida bajando a esa playa… vimos un escarabajo y todos saltamos de alegría… si UNO. Cuando yo era pequeña había MILES corriendo por la arena. Escarabajo y grillos, los dos eran los bichitos estrella del verano.

 

¿Y ahora?

¿No es más triste ver miles de fragmentos de basuras y solo UN escarabajo?

 

No hace falta irse a la tan de moda comparativa de que en el 2050 tendremos más plásticos que peces, miremos más el presente. Yo creo que es un claro indicador de la poca salud de la que disfrutan nuestras playas. En ese caso hablamos de Cádiz pero, como siempre digo, es extrapolable a cualquier otra SEGURO. Y también SEGURO que las hay mucho peores. Pero no es cuestión de comparaciones, que siempre son odiosas, es cuestión de ponernos manos a la obra y cambiar cualquier mínimo detalle de nuestra vida para contribuir en que nuestro ritmo sea más sostenible, verdadero y duradero.

Como siempre os espero en los comentarios 🙂

 

 

Comparte

¿Pueden ser peligrosos unos calcetines para bebés?

Un estudio publicado recientemente en la revista «Environment international» y llevado a cabo por la Universidad (UGR) y diversos centros de investigación de Granada han demostrado que «9 de cada 10 calcetines para bebés de 0 a 4 años contienen restos de bisfenol A (BPA) y otros disruptores endocrinos como los parabenos» (Freire et al., 2019) .

Lo cierto es que lo barato sale caro.  Este estudio se ha realizado con calcetines de varios precios y de tiendas diferentes. Los resultados revelaron que los de bajo coste, presentan una concentración de BPA «algo mayor de 25 veces superior a la encontrada en los calcetines de las tiendas de franquicias y de marcas exclusivas». En cuanto a los parabenos, fueron encontrados en todos los calcetines examinados sin distinción de precios o marcas

Para los que no estéis familiarizados, BPA o Bisphenol A es un producto químico utilizado en grandes cantidades para la producción de plásticos de policarbonato (muy utilizado en objetos como CDs, mamparas y otros plásticos muy resistentes) y el revestimiento de resina epoxi utilizado en latas de bebidas y otros productos para alimentos hechos base de metal.  

Por otro lado, los parebenos, como ejemplo de otros disruptores endocrinos encontrados, son químicos de la familia de los ésteres (compuestos orgánicos derivados del petróleo o inorgánicos oxigenados) utilizados habitualmente en las industrias cosmética y farmacéutica. Pueden ser encontrados en champús, cremas hidratantes, geles para el afeitado, lubricantes sexuales, medicamentos tópicos parenterales, autobronceadores (filtros solares) y dentífricos.

En cuanto a los efectos, ambos son disruptores endocrinos, es decir, nos afectan negativamente alterando nuestro sistema hormonal. En el caso de estos calcetines, se registro que «dos de cada diez calcetines del comercio de bajo precio presentaron actividad hormonal estrogénica (hormona femenina), y uno de cada tres del mismo establecimiento presentaron actividad antiandrogénica (opuesta a la hormona masculina)«, tras en los tests biológicos adecuados.

Estos efectos se traducen en enfermedades como «déficits de atención e hiperactividad, desarrollo sexual secundario prematuro y obesidad en los niños a hipotiroidismo, a infertilidad, diabetes y cánceres hormono-dependientes, como el de mama, en adultos».

De todos modos, no hay que ser catastrofista, que se haya demostrado la presencia de estas sustancias no significa que haya efecto, pero si que hay riesgo. Los investigadores han estimado el riesgo a través de la piel mediante modelos matemáticos pero lo cierto es que aún hay mucho que descubrir sobre «cómo y cuánto puede absorberse por la piel o cuánto puede liberarse durante el lavado con la consecuente contaminación del agua y del resto de la ropita del bebé». En caso de los bebés aún es más complicado, la exposición no es solo por via cutánea si no también por vía digestiva ya que los bebes chupan sus propios pies y sus calcetines con mucha facilidad.

Por ello, no sumamos a la campaña de sensibilización del grupo frente a la población frente expuesta continuamente a disruptores endocrinos, bajo el slogan «¡no te comas los calcetines!», el cual desde Sin Huella Zero Waste proponemos hacer hashtag:

#notecomasloscalcetines

Fuente: (Freire et al., 2019).

Finalmente, como siempre os digo, cada vez es más importante estar informados, saber lo que consumimos y lo que utilizamos. Lo barato sale caro, como os dije al principio. Cuando compramos productos con certificado ecológico o ropa de fibras naturales, es verdad que pagamos más caro, pero tenemos que ser conscientes de porque y también que no estamos invirtiendo en otra cosa que en nuestra salud. Tenemos en nuestras manos el poder de elegir. Hay muchas enfermedades que cada vez son más habituales y no se sabe porque… pequeños motivos como estos sumados a otros muchos más nos dan las respuestas…

Luchad por un comercio justo, responsable, ético y sostenible para la Tierra y para nosotras/os mismas/os. 

 

Fuentes:

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0160412019307287#f0020
https://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-cientificos-alertan-nueve-cada-diez-calcetines-para-bebes-contienen-restos-bisfenol-a-y-parabenos-201904301255_noticia.html

Comparte

Las fibras de plástico

Las fibras de plástico son un poco menos conocidas que los plásticos debido a su tamaño y camuflaje en los productos, principalmente.

Constantemente nos hablan de los macroplásticos (lo que todo conocemos como plásticos) y su contaminación por abandono en nuestros mares, costas, bosques, ciudades, etc. Pero ¿que hay de otros plásticos menos populares como las fibras de plástico o los microplásticos?

Las fibras de plástico, son fibras sintéticas fabricadas de este mismo material, utilizadas en infinidad de productos de nuestro día a día: prendas de ropa, mantas, cojines, sábanas, estropajos, paños y un larguísimo etc. Quizás nunca lo hayáis pensado pero la principal fuente de fibras de plástico proviene de nuestras viviendas y de nuestro uso diario. Cada vez son más las prendas que entre su composición encontramos poliester, naylon, elastano, poliamida, etc. Ya es raro encontrar prendas de tejidos naturales 100%. Todos estos tejidos plásticos desprenden microfibras constantemente cuando las lavamos en nuestras lavadoras.

¿Qué os parece?

Para que os hagáis una idea, un estudio publicado en una revista científica de alto impacto, destacaba que en un solo lavado, una prenda 100% poliester puede aportar unas 1900 microfibras de plástico. Se realizó una estimación de aproximadamente unas 100 microfibras por litro de agua consumido en la lavadora (DOI: 10.1021/es201811s).

Quizás muchas/os de vosotras/os digáis y 1900 microfibras…

¿Es poco o mucho?

¿Es realmente una amenaza?

Estos son los tipos de preguntas que a mi me gusta que os planteéis. No basta con que nos digan un dato y nos dejemos sorprender sin cuestionarnos nada más. Tened en cuenta que nuestro cuerpo, y el de la mayor parte de los seres vivos, está preparado para ingerir ciertas cantidades sustancias inertes o que no sean alimenticias, a lo largo de toda nuestra vida, y que no ocurra NADA. Pero como bien he dicho… solo ciertas cantidades… Estamos hartos de ver cetáceos, aves, entre otros animales que mueren por comer cantidades ingentes de plásticos.

Pero hemos vuelto a hablar de macroplásticos…

¿Qué pasa si ingerimos microplásticos?

Probablemente, aunque esto no tiene ningún rigor científico, a no ser que ingiriésemos, mucho, MUCHISIMO, no nos pasaría nada, pero ese no es el problema. Estas microfibras, al igual que los microplásticos, se convierten en vectores PERFECTOS para otro tipo de contaminantes que si son altamente peligrosos para nuestra salud, como son los contaminantes emergentes. Cuando hablamos de vectores, nos referimos a que estos microplásticos se convierten en vehículos perfectos donde se adhieren estos contaminantes que son: metales, derivados del petróleo, hormonas, filtros solares, fragancias, etc. y hacen que acaben en lo más profundo de nuestros órganos.

¿Pero estamos ingiriendo microplásticos?

(Fijaos en los puntitos verdes, son pequeñas partículas de mi estropajo…)

Lamentablemente, aunque nadie se cocina unos microplásticos para comer, estamos constantemente expuestos a estas microfibras y microplásticos. Como bien hemos dicho, una de las fuentes principales son tejidos que utilizamos en nuestra vida diaria o estropajos de limpieza para cocinas o baños. Estas prendas o estropajos, con el mismo uso, van desprendiendo estas microfibras que van directamente por nuestro desagüe a las depuradoras. Nuestras depuradoras, actualmente no disponen de tratamientos lo suficientemente potentes para retirar este tipo de fibras, por lo que, tras pasar por los tratamientos convencionales, van directamente al mar. Una vez en el mar, entra en contacto con toda la fauna y flora, entrando dentro de la cadena alimenticia y acumulándose organismo tras organismo hasta que llega a nuestra mesa. Este proceso en el que un contaminante empieza por los organismos más pequeños y va acumulándose y sumándose al organismo superior que se lo come, hasta que llega al último eslabón se llama: biomagnificación.

Os dejo un video para que os hagáis una idea más completa de la problemática: (subtítulos en español disponibles)

¿Y que podemos hacer nosotras/os?

La solución es sencilla, intentar utilizar materiales alternativos a los plásticos y a sus microfibras o microparticulas. Poco a poco ir sustituyendo de nuestras vidas estos productos para hacerlos por unos más sostenibles, respetuosos, reutilizables y duraderos.

Justo esta semana, hemos incorporado a nuestra web este cepillo/estropajo de fibra de coco, totalmente natural y procedente de cultivos sostenibles.

¿Y vosotras/os?

¿Habéis tomado ya alguna medida para sustituir estos microplásticos de nuestras vidas?

¡Recordad que menos es más!

¡Que juntos somos más fuertes, tenemos el poder de decidir que queremos comprar!

y que pasito a pasito vamos a hacer cambios gigantes…

Os esperamos como siempre en redes sociales y comentarios, ¡que tengáis buena semana!

Comparte

Basuras Marinas

Las basuras marinas son cualquier sólido persistente de origen no natural (actividades humanas, manufacturado), que haya sido desechado, depositado o abandonado en ambientes marinos y/o costeros.

Fuente: Elaboración propia

De todos los residuos que se encuentran en el medio marino, el 80% son de origen terrestre. Estos residuos provienen de actividades industriales o urbanas que se realizan en el interior, pero que los ríos o fenómenos como el viento se encargan de su transporte hasta la costa o bien, directamente son residuos que se generan en ciudades costeras y se «escapan» o arrojan al mar. El 20% restantes son basuras que se han generado directamente en el mar, ya sea por actividades pesqueras, de ocio (cruceros), etc.

Fuente: https://www.ecologistasenaccion.org/

Un dato increíble, pero cierto, es que se vierten más de 8 millones de toneladas de basura al océano al año, que es equivalente a 35.333 ballenas azules… o 1.600.000 autobuses…

Esquema gráfico para comparar las toneladas de basuras marinas en el medio marino.

De estas ingentes cantidades de basuras que se vierten, el 80% son plásticos y el resto está compuesto por colillas, vidrio, cartón, metales, tejidos, etc.

Basuras marinas en superficie. Fuente: nuestromar.org

Como bien hablamos en otras entradas del blog, todas estas basuras tienen dos opciones, o bien se quedan flotando en superficie formando grandes islas flotantes de basura o bien, se van al fondo marino. Concretamente, las basuras plásticas formadas por polímeros más ligeros, se quedarán más tiempo a flote, mientras que los plásticos de mayor densidad se hundirán rápidamente con sus consecuentes impactos para el medio de los que hablaremos más adelante.

Plásticos de baja densidad flotando en el mar. Fuente: gavinparson.co.uk/MarinePhotobank.

A todas estas basuras anuales vertidas al medio marino, hay que sumarles el tiempo de degradación de cada una, ya que un año tras otro, las basuras no se han degradado y siguen acumulándose, aumentando desmesuradamente. Cabe destacar el tiempo de materiales como las bolsas de plástico no es inferior a 10-20 años según las condiciones de exposición. Una de las basuras más numerosas son las colillas, que tanta gente no cataloga como basura ya que las tiran al suelo, a alcantarillas, etc. y presentan un tiempo de degradación de unos 3 años. Por otro lado el del vidrio, que no hay estudios disponibles sobre cuanto tarda en degradarse completamente, ya que no ha habido nadie que haya podido estudiarlo durante tantos años seguidos, por tanto su tiempo de degradación queda como indefinido.

Tiempo que tardan en descomponerse las basuras marinas. Fuente: https://chrismielost.blogspot.com/2014/12/

 

Hay que tener en cuenta, que puede que la degradación no es completa, como hablamos en otra entrada, los plásticos pueden degradarse en fragmentos más pequeños llamados microplásticos (plásticos inferiores a 5 mm) que pueden ser incorporados al sedimento (al suelo) o incluso ingerido o adherido a otros seres vivos, incrementando la complejidad del seguimiento de los residuos y los impactos causados al medio.

Fuente: huffingtonpost.com.mx

¿Creéis que logramos hacernos una idea del nivel de impacto que tienen este aporte de basuras al medio?

Yo creo que no…

Fuente: nationalgeographic.com

¿No pensáis que es muy egoísta seguir con el estilo de vida que tenemos?

¿Nos encogemos de hombros con un «no puedo hacer otra cosa» o «no depende de mi»?

Con pequeños gestos podríamos cambiar mucho…

Fuente: latinblah.com

Sabéis que pienso siempre… que no hay más planeta que este…

Fuente: newtravelist.com

Por ello, desde Sin Huella, vamos a llevar a cabo muestreos de basuras marinas que varan en la playa periódicamente con cada subida y bajada de marea. Iremos haciendo salidas por distintos puntos de la costa y os publicaremos los resultados en entradas de blog. Podréis consultar nuestros datos reales. Haremos análisis estadístico cuando tengamos datos suficientes y compartiremos todo lo que podamos escurrir para comentarlo con vosotras/os por aquí y por redes sociales :).

No dejéis de plantearos pequeños actos para tener un estilo de vida más responsable y tratando de pasar por aquí sin dejar huella.

 

 

Comparte

Plásticos y Microplásticos, los protagonistas del 2018

No hemos parado de escuchar la palabra plásticos durante este año en medios de comunicación, redes sociales, nuestros entornos, etc. Seguro que también habéis oído muchas veces hablar de microplásticos, aunque a lo mejor no está muy claro lo que es.

La repercusión ha sido tal, que microplástico ha sido la palabra del año 2018 para la Fundéu BBVA. También se han realizado muchas campañas en redes sociales relacionadas con el uso del plástico. Algunas han sido más concretas, como en la que se pedía que se eliminaran los plásticos de un solo uso de los supermercados bajo los hashsag #desnudalafruta; o movimientos como #breakfreefromplastic luchando contra la contaminación por el uso de plásticos y sus efectos en la salud humana.

Fruta envasada en plástico de un solo uso. Fuente: ecointeligencia.com

Los plásticos son materiales formados por componentes orgánicos, semisintéticos o sintéticos con propiedades muy versátiles como la plásticidad (relacionada con la elasticidad) y que son muy moldeables (maleables), donde reside la clave de su éxito. Los plásticos están formados por unidades que se llaman polímeros, que se unen para formar cadenas.

Ejemplos de polímeros orgánicos conocidos son:

Almidón, procedente de plantas como por ejemplo, el maíz. Fuente: dulceisis.blogspot.com

Papel higiénico compuesto principalmente por celulosa. Fuente: entornosaludable.com

Tela punto de seda. Fuente: tiendatelas.com

Cadena doble hélice de ADN. Fuente: elcosmonauta.es

Por otro lado, ejemplos de polímeros sintéticos pueden ser:

Cordones de nailón. Fuente: creativemechanisms.com

alta densidad (HDPE): envases de detergentes, lejías, aceites de motor, biberones, juguetes, cajas de pescado, etc.

Envases de polietileno. Fuente: tecnologiadelosplasticos.blogspot.com

-baja densidad (LDPE): bolsas de todo tipo, papel film transparente, cosméticos, alimentos, medicamentos, pañales, etc.

Papel film de polietileno de baja densidad (HDPE). Fuente: elcomercio.pe

  • la baquelita: enchufes, interruptores, piezas para montaje.

Perillas de baquelita. Fuente: tecnofijaciones.com

A pesar de lo que podamos pensar, los plásticos llevan usándose desde el 1600 a.C., donde ya se usaban materiales como el látex o el caucho naturales para hacer figuritas, bolas, bandas para agarras los hachas, etc. No obstante, el problema actual no es su uso en sí, si no el uso descontrolado del plástico y todos los residuos  que se generan. La producción crece exponencialmente y en los últimos 30 años se ha incrementado en más de un 620%.

Producción de plástico en millones de toneladas. Fuente: Ecologistas en acción. (Vanessa González Ortiz)

La cuestión, es que no solo hablamos de plásticos o «macroplásticos» que es lo que hemos estado tratando hasta ahora, sino que también existen los microplásticos en toda esta historia.

Microesferas de plástico. Fuente: desconocida

Los microplásticos son plásticos inferiores a 5 mm de tamaño, por lo que son difíciles de ver a simple vista. Pueden ser de dos tipos:

  • Microplásticos primarios: son aquellos que se han fabricado con ese tamaño para un uso específico. Este tipo de microplástico es muy abundante en productos de cosmética o cuidados e higiene personal. Estos productos poseen estas microesferas o microperlas diseñadas para hacer su función en la piel y luego irse por el desagüe cuando nos lavemos, desmaquillemos, etc.

Pasta de dientes con microplásticos. Fuente: desconocida.

  • Microplásticos secundarios: son los microplásticos producidos por la fragmentación de plásticos más grandes, por lo que no han sido fabricados intencionadamente. La fragmentación de estos plásticos suele ser producida, normalmente, por fenómenos naturales como la luz solar, el viento o la fuerza de las mareas.

Esquema formación microplásticos secundarios. Fuente: Elaboración propia.

Por último, para que tengáis más constancia de la magnitud de este problema, os hablaré de las islas de plástico. Las islas de plástico son islas reales que se han formado en los océanos debido a los giros oceánicos naturales que se dan en el medio. En los giros oceánicos las corrientes son más débiles y por tanto tienden a acumularse todo tipo de basuras que estén flotando en el mar. La isla de basura más grande actualmente se encuentra en el océano pacífico, con unas 1.8 billones de piezas de basura y una superficie de aproximadamente 3 veces la península ibérica.

Isla de basura del pacífico. Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=kOYJSzpfipU

Con todo esto, no quiero que el mensaje sea pesimista, pero si hay que conocer la realidad. En futuras entradas hablaremos de los efectos que todos estos residuos tienen tanto en la salud humana como en el medio. El problema es real y la solución es muy complicada, ya que aunque nosotros individualmente tomemos medidas, hay actuaciones que deben salir de las políticas internacionales. Sin embargo, cada vez hay más legislación sobre este tema, por tanto, se acerca el momento de apoyarlas por las buenas o acatarlas y empezar a vivir sin huella.

¿Perdemos algo por intentarlo?

¿Qué pensáis? ¿Sabíais de la magnitud del problema? ¿No le veis solución?

¡Os espero en los comentarios y en redes! 😉

Comparte

¿Qué es Zero Waste o Residuo Cero?

Zero waste (en inglés) o residuo cero, es un concepto que hace referencia a vivir intentando producir el mínimo de basura o residuos posibles. Lo más importante de este concepto es que lo que para unos es basura o residuo, para otros puede ser un material destinado a un nuevo uso o por otra parte, puede descomponerse en materias primas o piezas iniciales, para volver a ser utilizado o convertido en otros productos.

Bota vieja como macetero. Fuente: psicopedia.org

Restos de comida como alimento para animales. Fuente: blog.trashbackwards.com

Una vez definido zero waste, quizás os preguntáis que alcance tiene. Primero, me gustaría invitaros a pensar sobre el estilo de vida que llevamos o los modelos de producción de nuestras empresas, el nivel de consumo y la producción de residuos que generamos. Aunque más adelante profundizaremos en este tema, está claro que consumimos por encima de nuestras necesidades todo tipo de productos. Además, estos productos tienen un ciclo de vida, en la mayoría de los casos, desconocidos para nosotros o simplemente no nos los planteamos.

¿Cuántos ordenadores has tenido a lo largo de tu vida? ¿Dónde están ahora?

Residuos electrónicos. Fuente: lanacion.com.ar

¿Y móviles?

Residuos electrónicos. Fuente: RTVE.es

¿Cuántas botellas de plástico has usado durante todos estos años?

Botellas de plástico en el vertedero. Fuente: tecreview.itesm.mx

Como consecuencia de ello, cada vez somos más las personas que, desde diferentes partes del mundo, estamos cambiando nuestro estilo de vida y empresas cambiando sus modelos de producción para ser más éticos, respetuosos y sostenibles con el medio.

Mantener el agua fresca en botijos. Fuente: es.wikipedia.org

Almacenar la fruta en cestos de mimbre. Fuente: 1zoom.me

Para algunas personas zero waste es una filosofía, otros lo definen como un nuevo movimiento social, para mí esto es lo de menos. Lo importante es tener claro su esencia, que es la de evitar, lo máximo posible, la generación de residuos y sobre todo, tener el conocimiento de la realidad para decidir si quieres unirte con pequeños actos al cambio zero waste o residuo cero.

Reutilización de una bobina de cable. Fuente: artezanal.com

Una de las pioneras en adaptar su estilo de vida fue mi tocaya  Bea Johnson, con su proyecto «Zero Waste Home». Para ella, zero waste es «una filosofía basada en un conjunto de prácticas para evitar lo máximo posible la generación de basura.» Según su experiencia, para conseguirlo, siguió la regla de las 5 R’s: refuse (rechazar), reduce (reducir), reuse (reutilizar), recycle (reciclar) y rot (reincorporar o compostar).


Bea Johnson. Fuente: plett-tourism.co.za

Residuos de Bea Johnson de un año. Fuente: ecointeligencia.com

Por otro lado, instituciones como Zero Waste Europe, también están luchando por un cambio de modelo en los tres ámbitos principales: ciudades, empresas y estilo de vida. Desde zero waste Europe, se promulga que «llegar a no producir residuos es una meta pragmática hacia la que hay que guiar nuestro modelo de vida para conseguir lo que necesitamos mediante ciclos naturales sostenibles, donde todos los materiales descartados son recursos para que otros los utilicen. Todo ello se conseguiría diseñando y administrando productos y procesos con el fin de reducir el volumen y la toxicidad de los desperdicios y materiales, conservar y recuperar todos los recursos, y no quemarlos, ni enterrarlos. La implementación de zero waste eliminará todas las descargas a la tierra, el agua o el aire que puedan ser una amenaza para la salud planetaria, humana, animal o vegetal.»

Por último, os dejo como ejemplo, un mapa de las empresas que se han unido el movimiento zero waste en Europa. Os invito a curiosear y reflexionar sobre las zonas que están apostando por esta filosofía y que penséis porqué. Podemos debatirlo en los comentarios o redes sociales 😉 a ver que pensáis.

Mapa de empresas comprometidas con Zero Waste Europe. Fuente: https://zerowasteeurope.eu/

Espero que os sirva esta entrada para aprender o aclarar conceptos, descubrir un poco más sobre el zero waste y os animo a probar un estilo de vida que nos haga vivir sin huella. Eso si, no obsesionaros, esto no es una carrera, lo importante es intentarlo poco a poco y hacerlo natural, como la vida misma.

Comparte

Nace Sin Huella Zero Waste

¡Bienvenidos al blog de Sin Huella Zero Waste! Este blog nace para ser un espacio de conocimiento, reflexión, discusión, aprendizaje y crecimiento. Este blog está vivo. El contenido irá cambiando y adaptándose a las necesidades del momento y a lo que sugiráis. La temática Zero Waste o residuo cero, está evolucionando a pasos agigantados y todos tenemos que actualizarnos y aprender con ella.

Este blog es un proyecto en el que llevo mucho tiempo pensando, que se inició de la manera más inesperada y gratificante y que ha tenido que esperar unos años para verse hecho realidad. He estado trabajando con una libreta, a lo tradicional, llevándomela a la mesilla para no perderme un detalle y para desahogarme también cuando era necesario. Siempre supe que todo lo que estaba apuntado serviría algún día. Así que, por fin he decidido sacarlo a la luz. Me ha costado darle forma y, sobre todo, segmentar y acotar todo lo que tenía ganas de contaros :).

Podréis encontrar desde entradas totalmente objetivas con contenido descriptivo, a post que estén cargados de mi humilde opinión y seguramente, subjetivados por deformación profesional. No por ello tendréis que estar de acuerdo. Desde ya os invito a que se genere debate y a que aprendamos juntos. Me ha costado pero, al final, he decidido que el conocimiento no sirve más que para divulgarlo y hacer que la gente se enamore de lo que realmente te apasiona. De nada sirve tenerlo en una burbuja para que al final caduque y nunca se descubra.

Finalmente, te invito a que sigas leyendo este blog si estás dispuesto a abrir bien los ojos y la mente. Si estás dispuesto a dejar atrás preconceptos de ecologistas, medioambientalistas y otros términos que te sonaran a colectivos “verdes”. Sigue leyendo si consideras que esta temática no te interesa, que luchamos por causas que no son importantes comparados con otros problemas actuales.

Sigue leyendo si algún familiar o amigo más mayor que tú y, por consiguiente, más sabio y experto que tú, te han contado que antes no tenían tantas tonterías y vivían mucho más felices y sanos. Sigue leyendo si estás dispuesto a evaluar tu estilo de vida, pero de verdad. Sigue leyendo si tienes la mente preparada para escuchar que el modelo de vida que seguimos no es bueno para tu salud, pero es el que nos han impuesto y no te has planteado cambiarlo.

Sigue leyendo tanto si ya te has dado cuenta, como si no, de que hace falta frenar la generación de residuos. Sigue leyendo tanto si ya te has dado cuenta, como si no, de que hay una corriente de personas que se están atreviendo a salirse de la norma y a vivir de una manera diferente, más sostenible, más ética, más responsable con el medio y con su propia salud pero que tu crees que para ti es imposible.

Sigue leyendo tanto si ya te has dado cuenta, como si no, de que, NUNCA OLVIDES, que tienes derecho a saber la verdad, a informarte del contenido de todo lo que consumes. Tienes derecho a valorar las alternativas, de preguntarte el por qué de todo y a sentirte libre de elegir qué modelo de vida quieres tener. Tienes derecho a decidir tu vida.

¡Bienvenida/o al blog del proyecto Sin Huella Zero Waste!

¡No te pierdas nada! Siguenos en Facebook, Twitter o Instagram 😀

Comparte