La silicona y nuestros alimentos

Hoy vamos a hablar de la silicona, uno de los materiales más utilizados en nuestras cocinas y que están en contacto directo con los alimentos.

Muchos de nosotros pensamos que la silicona es un plástico más, pero no es así exactamente. Es verdad que la silicona, al igual que el plástico, es un polímero que puede estar compuesto por una serie de moléculas, ya sean orgánicas o sintéticas. La diferencia es que, mientras que los plásticos son, la gran mayoría, polímeros derivados del petroleo; las siliconas son polímeros derivados del polisiloxano (mucho menos conocido ¿no?). El polisiloxano, para que no nos suene tan raro, es una composición de sílice y oxigeno alternados. Para que nos quede un poco más claro aún el sílice es el componente mayoritario de la arena de la playa.Una vez definido esto, si el sílice está en la arena de la playa ya nos gusta más ¿verdad? A mi, por lo menos si :).

¿Para qué se utiliza?

A lo mejor de primeras creemos que no usamos siliconas en casa pero si nos paramos a pensar, seguro que tenemos alguna espátula, moldes de bizcocho o magdalenas, etc. hechos de silicona. Además siempre hemos pensado que son geniales, ¡No se pegan! ¿Pero nos habíamos preguntado alguna vez sobre su composición?

¿Son todas las siliconas son buenas?

La respuesta es rotundo NO. De hecho, hay siliconas en el mercado que se degradan y pueden transmitir tóxicos a la comida cuando entran en contacto con alimentos ácidos, con el uso pueden perder el color apareciendo puntitos blancos (y eso significa que te lo has ido comiendo poco a poco) o deformarse si se someten a altas temperaturas, como en el horno o en alguna olla hirviendo por ejemplo. Debemos buscar siempre utensilios de silicona que estén certificados y a poder ser, que estén hechos de silicona de platino.

¿Qué es la silicona de platino?

La silicona de platino tiene como peculiaridad que en lugar de peróxidos, para su proceso de vulcanización, utilizan platino. El platino es un material inocuo, por tanto hace a estos compuestos idóneos para su uso en productos en contacto con alimentos o incluso farmacia.

¿Qué propiedades tiene?

La silicona platino ofrece grandes ventajas frente a otros materiales como el plástico:

  • Es sumamente inerte y resistente a las condiciones extremas de temperatura que oscilan entre los -60ºC y los 260ºC. Lo que los hace aptos para congelación y horno, respectivamente.
  • La silicona es flexible, por lo que puede adaptarse a espacios y guardarse plegada y posee gran resistencia al envejecimiento.
  • Los alimentos no se pegan a la superficie, por lo que hace que sea muy fácil de limpiar con un poco de jabón y sin necesidad de frotar demasiado.
  • La silicona posee una gran capacidad de conducción térmica, por tanto transmite muy bien el calor o el frio y hace que los alimentos se cocinen o se congelen de una manera uniforme. 
  • Algo que quizás nos parezca que no tiene importancia es que no pesa, ni se rompe si se nos cae.
  • Es 100% reciclable siendo separada convenientemente.

Como precauciones, es importante que no utilicemos nada punzante que pueda dañar la superficie, no usar detergentes abrasivos o no ponerlo en contacto con fuego directo.

¿Te animas a probar?

Seguro que algún molde o espátula si que tienes, por tanto habrás puesto a prueba la silicona con el calor pero…

¿Qué me decís de la silicona para congelar alimentos?

¿Es menos habitual verdad? Yo nunca la había utilizado hasta que conocimos las bolsas Stasher. Estas bolsas están hechas de silicona de platino, son moldeables, resistentes, duraderas, reutilizables, reciclables y al ser transparentes, permiten ver lo que has congelado sin necesidad de abrirla y por último y no menos importante perfectas para sustituir al plástico en un montón de usos de nuestra cocina.

Además de para congelación, estas bolsas también sirven para cocinar al baño maría, microondas, al horno, o simplemente para llevárnosla a cualquier lado para transportar cualquier alimento u objeto que necesitemos que quede bien aislado y protegido. ¡Son super versátiles! ¡Os animamos a probarlas y a que nos contéis! Podéis encontrarlas en tres tamaños diferentes: pequeña, mediana y grande.

Ya nos diréis sobre este gran descubrimiento. Os esperamos en comentarios y redes sociales como siempre 🙂

Comparte

Economía circular vs Economía lineal

¿Os habéis preguntado alguna vez qué modelo económico rige nuestros gastos? La verdad es que, aunque sepamos que estamos en un mundo donde se fomenta el consumismo y el gasto, un mundo en el que se supone que nos sienta bien estrenar cosas y que la felicidad de la mayoría se basa en la compra; quizás no le pusierais nombre al modelo económico que seguimos actualmente.

 

El modelo con el que convivimos actualmente se llama economía lineal. La economía lineal consiste en extraer la materia prima, fabricar los productos y eliminarlos una vez han cumplido su función.

Fuente: Elaboración propia

En las últimas décadas se ha trabajado mucho en el tratamiento de residuos, por lo que se ha dejado de tener esa conciencia de tirar sin más, añadiendo un nuevo paso de la cadena de la economía lineal para aplicar el conocido principio de las 3R= Reducir, Reutilizar y Reciclar. Este modelo económico intermedio se conoce como la Economía del reciclaje. El objetivo de aplicar las 3R es disminuir la cantidad de residuos producidos por el modelo económico.

Fuente: Elaboración propia

Sin embargo, no es hasta los últimos años cuando se ha empezado a hablar de la Economía circular, un nuevo modelo basado en minimizar el impacto ambiental y reducir al mínimo la producción de residuos.

Fuente: Elaboración propia

Así como la economía del reciclaje ponía en práctica las 3’R, la economía circular persigue que los propios productos sean fruto de la producción ya existente (reutilizando y reciclando los materiales) reduciendo el uso de materias primas y disminuyendo la cantidad de residuos que generamos. Si bien ya conocimos las 5’R con Bea Johnson y su filosofia Zero Waste; la economía circular implementa el principio de las 6’R que consiste en las tres iniciales ya conocidas (Reducir, Reciclar y Reutilizar) y a las que se le han unido Rediseñar, Recuperar y Reemplazar y se irán uniendo más Rs a medida que avance este nuevo modelo circular sostenible.

La economía circular viene pisando fuerte por varios motivos. El primero es que la Legislación Europea cada vez es más exigente en materias de medio ambiente y por ello, las empresas tienen que ir modernizando y cambiando sus sistemas de producción para poder seguir con sus actividades. Por otro lado, cada vez es más evidente que un modelo de producción lineal soportado por recursos no renovables tiene fecha de caducidad evidente.

Los recursos no renovables hasta hace poco tenían grandes reservas y eran considerados inagotables. En los últimos años, la producción se a disparado y con ello su demanda, por lo que están alcanzando los límites de la oferta asequible. A su vez, los impactos ambientales negativos derivados de este consumo de recursos, tales como el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, se están acelerando lo que plantea nuevos desafíos obligatorios al modelo de economía lineal.

Fuente: imagexia.com

Por último, me gustaría dejaros un vídeo que muestra muy bien gráficamente los modelos económicos y de producción de los que hemos estado hablando en este post y sus consecuencias.

Como siempre, os espero en los comentarios y redes sociales 🙂 y os animo a que deis un paso al frente y os animéis a cambiar vuestro estilo de vida para vivir sin huella.

 

Comparte